Ante la sequía que estamos sufriendo, es indispensable llevar a cabo medidas que garanticen un adecuado uso del agua. Durante las próximas semanas, os iremos dejando diversas recomendaciones para ahorrar agua en los distintos ámbitos de nuestro día a día.

Comenzamos con nuestros primeros tips de ahorro:

EN EL HOGAR

Tubería:
1. Revisa regularmente las llaves y tuberías, para detectar fugas y repáralas.
2. ¡Cuidado con las manchas!
Las manchas por humedad en paredes y techos generalmente son señales de fugas y además de desperdiciar agua, pueden dañar tu casa.
3. ¡Ciérrale bien!
Cuida que las llaves del agua queden siempre bien cerradas después de utilizarlas.
4. Evita el goteo de las llaves.
Cambia las gomas de cierre cuando sea necesario. Recuerda que gota a gota, el agua se agota.

Limpieza del hogar:
5. ¡No esperes que sólo la fuerza del agua haga el trabajo!
Usa un cepillo o bayeta para retirar las partículas de suciedad al limpiar o lavar.
6. No abuses de los productos de limpieza.
Mejor utiliza sólo una cubeta de agua, bayeta y escoba cuando limpies pisos, paredes y vidrios.
7. Jabón bueno, limpieza sostenible.
Usa detergentes biodegradables para la limpieza general de la casa, los enseres y la ropa.
8. No la deseches.
Aprovecha el agua jabonosa de la lavadora para limpiar los inodoros, patio o suelos.
9. ¡Vacío no!
Desinfecta y limpia periódicamente tu depósito o cisterna, pero hazlo sin vaciarles el agua.

Jardín:
10. Riégala en su momento.
Riega las plantas y el jardín sólo cuando sea necesario, durante la noche o muy temprano por la mañana, cuando el sol tarda en evaporar el agua.
11. ¡Cuidado con el césped!
No cortes el césped muy a ras. La altura conveniente es de entre 5 y 8 cm, así mantienes las raíces sanas, que el suelo tenga sombra natural y que se retenga la humedad.
12. Aprovecha el agua de la lluvia.
Recolecta agua de lluvia para regar plantas, limpiar la casa o el inodoro.
13. ¡Cuidado con el vapor!
Reduce la evaporación del riego cubriendo el suelo del jardín con tierra de hojas
14. Cuidado donde riegas.
Al regar con aspersores ubica y ajusta los grados de giro para no regar partes pavimentadas o que no lo necesiten.
15. Menos agua es mejor.
No fertilices el césped en exceso, mientras más crece, más agua demanda.
16. ¡Al amarillo no!
En época de sequías no desperdicies agua en el césped que se puso amarillo, está inactivo y revivirá cuando haya lluvia normal.