Estando próxima la celebración de Los Carnavales, les hacemos llegar una serie de información y recomendaciones al respecto.

En algunos disfraces de personas adultas se da sexismo; en muchas ocasiones aparecen los hombres como profesionales y las mujeres con connotaciones sexuales(médico, enfermera, policía, bombero-bombera, vaquera-vaquero…); es preocupante que estas situaciones se estén trasladando al mundo juvenil e infantil donde se perciben los estereotipos sexistas y en muchos casos podemos hablar de disfraces infantiles y juveniles hipersexualizados: disfraces de profesiones, súper heroínas y princesas que aparecen ceñidas y con minifaldas; el envoltorio o los catálogos con las fotos de dichos disfraces muestran a las niñas posando y no en actitud de juego. Esto trae consigo que se refuercen los estereotipos machistas, se enseña a las niñas y chicas jóvenes  a preocuparse en exceso por su estética, a ser personas objeto; lo cual es el caldo de cultivo de la violencia machista.

La hipersexualización  de la infancia se define como “la sexualización de las expresiones, posturas o códigos de la vestimenta considerados como demasiado precoces”  significa representar a niñas y niños, chicos y chicas, como  personas adultas  en miniatura; para ello reciben estímulos inapropiados para su edad; en el caso de las niñas y chicas se les adelanta la infancia, se promueve el estereotipo de niña-mujer con las perjudiciales consecuencias que ello conlleva; esto hace que se  las cosifique,  resaltando cualidades superficiales y tratándolas como objetos sexuales perpetuando así estereotipos de género  que clasifican a mujeres y hombres con etiquetas sociales: las primeras como seres dependientes, preocupadas por la estética y la belleza, por los cuidados, tareas del hogar, por  temas sin importancia…; escondiendo otros atributos, valores o habilidades  y a los segundos por la agresividad, el mundo profesional, el dominio, la resolución de problemas….).

Las niñas  asumen e interiorizan esos papeles sociales desde edades muy tempranas y fijan la construcción de su identidad.

Los estereotipos son aprendidos por la socialización; por ejemplo, cuando el lenguaje popular dice «esto es más propio de hombres» estamos justificando unas funciones sin que exista una justificación racional, pero hemos aprendido desde nuestros primeros años que todo nuestro entorno apoya esta tesis.

El problema de los estereotipos es que  nos influyen en las actitudes y en las conductas y la base de la violencia de género son actitudes sexistas.

 

Los valores unidos a la belleza física son relativos y actualmente  está íntimamente ligado al consumo; especialmente las mujeres invierten mucho tiempo y dinero en “estar guapas”, para ello se someten a dietas permanentes y estrictas, practican en exceso determinados deportes, operaciones de estética, depilación láser, productos cosméticos, ropa y accesorios etc. Particularmente esto afecta a las chicas jóvenes pues les llega a acarrear graves trastornos alimenticios (anorexia, bulimia) y una búsqueda obsesiva de la belleza entendida según ciertos modelos.

Hacia finales del siglo XX, también los hombres se empezaron a interesar por la belleza física, el culto al cuerpo;  no obstante la belleza sigue siendo un atributo más del ámbito femenino.

No resulta conveniente que las niñas se coloquen tacones y bolsos, se maquillen o se hagan fotografías con poses; la infancia debe ser protegida.

La igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres es la base sólida donde deben apoyarse las sociedades libres y democráticas. La consolidación de los derechos sociales, económicos y políticos deben girar en torno a la construcción de un nuevo modelo social que contemple un uso igualitario de los  espacios y tiempos en el ámbito privado y público; eliminando las desigualdades entre mujeres y hombres para prevenir así la violencia machista.

Los disfraces deben ser flexibles, creativos, que rompan los estereotipos asignados a mujeres y hombres y se adapten a su edad, el ideal sería poder conseguir precisamente que nuestro alumnado no asuma sin más los roles de género establecidos, que pueda cuestionarlos y decidir libremente de qué manera quiere expresarse.

  

Por todo ello, para elegir disfraces, podemos tener en cuenta y reflexionar sobre los siguientes aspectos:

-¿Qué cualidades muestran los disfraces para las mujeres, chicas, niñas y para  los hombres, niños y chicos? Si son de profesiones ¿se asignan profesiones diferentes por sexo?

-¿Qué disfraces tienen más cantidad de ropa, las de chicas o las de chicos? ¿A qué crees que se debe?

-¿Qué imagen  desprenden  los disfraces?

– Evita comprar disfraces en los que en su envoltorio aparezca el adjetivo sexy.

-Todas las personas podemos ponernos cualquier complemento y jugar a inventar o representar el personaje que queramos.

-Es aconsejable, dentro de la misma temática de disfraz, que sea el mismo para ambos sexos.

Más información:

http://www.blog.amayapadilla.com/propuestas-didacticas-para-un-carnaval-libre-de-sexismo/

https://elpais.com/ccaa/2017/02/09/catalunya/1486667794_756474.html

http://www.elperiodico.com/es/opinion/20170209/disfraces-para-ninas-objeto-5797809

http://www.huffingtonpost.es/2017/02/24/hipersexualizacion-ninas-_n_14926042.html

http://www.mujeresparalasalud.org/spip.php?article425

http://www.eldiario.es/sociedad/sexismo-disfraces-problemas-ninos-carnaval_0_616288628.html

https://www.elnacional.cat/es/sociedad/disfraces-infantiles-se

http://www.realkiddys.com/sexismo-en-los-disfraces-infantiles/xistas_137991_102.html

https://www.webconsultas.com/bebes-y-ninos/desarrollo-infantil/que-es-la-hipersexualizacion-infantil

http://www.lasexta.com/noticias/sociedad/estereotipos-machistas-ninas-tres-anos-disfraces-carnaval-alimentan-polemica-sexista_2017020258932a240cf2c31a5c6a2252.html

https://www.20minutos.es/noticia/2959691/0/disfraces-sexis-carnaval-ninos/

https://verne.elpais.com/verne/2017/02/03/articulo/1486137897_811514.html

Para denuncias:

  • FACUA Consumidores en acción
  • Observatorio de la Imagen de las mujeres. Instituto de la Mujer.