NATURALEZA

ESCENARIOS NATURALES

La sierra y la campiña definen el entorno natural de Tentudía, que ofrece una gran variedad de escenarios naturales cargados de matices y contrastes, dando vida a una rica flora y fauna. Esto, unido a excepcionales observatorios paisajísticos, convierte a Tentudía en un auténtico paraíso natural.

En el cerro de Tentudía, formación que da nombre e identidad a esta Comarca, encontramos el punto más elevado de la provincia de Badajoz, con 1.104 m.

Destaca su bosque mediterráneo, aunque es la dehesa la que constituye la unidad paisajística predominante en esta comarca. Se considera un ejemplo de desarrollo sostenible, al hacer compatible formidablemente la explotación ganadera, cuyo máximo exponente es el cerdo ibérico, con una rica fauna silvestre. Razones suficientes para valorarla y conservarla.

Otro escenario típico de este territorio es la campiña, resultado de la actividad humana, que acoge a una variada representación de nuestra avifauna. Atravesada por un entramado de vías pecuarias, la campiña nos posibilita la observación de especies tan impresionantes como la avutarda, el sisón, la carraca o el aguilucho cenizo, entre otros.

La tierra, el cultivo, y la huella de los agricultores dan lugar a los agro-ecosistemas tradicionales. El trabajo y tesón de generaciones de hortelanos y labradores han permitido la herencia de un incalculable valor patrimonial de ecosistemas agrarios autóctonos. En forma de huertas y tierras de labor, su diversidad biológica y cultural ha dado lugar a paisajes labrados y cultivos ancestrales.

Nacen en las sierras de Tentudía importantes afluentes tanto del Guadiana como del Guadalquivir, destacando algunos como el Ardila, declarado Lugar de Interés Comunitario. La vegetación de estos cursos fluviales forman los llamados bosques riparios o de galería, donde convive una vulnerable fauna, al mismo tiempo, indicadora de la excelente calidad de nuestras aguas.

Finalmente, en las profundidades de la tierra, descubrimos un espectacular conjunto geológico en Fuentes de León compuesto por una serie de cuevas y simas declaradas Monumento Natural. Destaca en ellas la presencia de grandes colonias de murciélagos, controladores naturales de plagas agrícolas y forestales, así como la existencia en una de las cuevas de un lago de considerables dimensiones.

 

FLORA Y FAUNA

Narcisos, lirios, cantueso, jaras, madroño y romero, entre otros, alfombran la dehesa, dando aroma y vida a estas tierras de singular belleza y valor ecológico.

Dentro de la comunidad florística de Tentudía cabe destacar, además de las interesantes y variadas especies de orquídeas, a una planta endémica de su sierra. Se trata de la Centáurea tentudaica, perteneciente a la familia de las compuestas, de pequeño porte y flor rosada, incluida en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Extremadura.

Junto al dominio arbóreo del encinar, aparece el alcornocal, el quejigal y el robledal, acompañados de manchas de castaños en áreas serranas. Bajo esta importante masa forestal asoma un tupido sotobosque, compuesto por arbustos y matorrales aromáticos; madroños, durillos, majuelos, lentiscos, retamas y escobas, brezo, tomillo, cantueso y cistáceas como la jara, el jaguarzo y la estepa blanca.

La complejidad de escenarios naturales y agrosistemas que se alternan en Tentudía desde las elevaciones montañosas hasta las cuevas subterráneas, pasando por embalses, arroyos, huertos, pastizales, dehesas y bosques ha permitido la vida a una heterogénea fauna, que hasta nuestros días ha convivido en perfecto equilibrio.

Será pues fácil contemplar y oír al Pico picapinos tamborileando en los extensos bosques de coníferas o al mochuelo posado en su olivo al crepúsculo. Diferentes especies de águilas, buitres y cigüeñas frecuentan los cielos de Tentudía, así como otras aves preferirán la protección del medio terrestre; avutardas, sisones, ortegas, o gangas se asientan en los extensos llanos del norte.

El monte cobija a mamíferos salvajes de gran importancia en la ecología del lugar; ciervos, jabalís, conejos, zorros, jinetas, meloncillos, tejones y nutrias, entre muchos otros, salpican el territorio de Tentudía. Destacan también las importantes colonias de murciélagos, la mayoría de ellos protegidos, así como las especies piscícolas, con ocho endémicas, los anfibios y reptiles.