PATRIMONIO HISTÓRICO-ARTÍSTICO

El territorio ocupado por la Comarca de Tentudía comienza a tener una identidad histórica definida a partir de mediados del S. XIII, cuando es escenario de las luchas previas a la conquista castellana de Sevilla, en 1248, y las poblaciones que la integran actualmente se fundan o pasan a manos de la Orden de Santiago. Las tierras de Tentudía bañadas por el río Ardila y el Bodión fueron parte de la denominada Beturia Céltica, un espacio cultural y económico con personalidad definida citado por escritores antiguos.

En la comarca existen grandes ejemplos de los valores patrimoniales histórico-artísticos, acogiendo multitud de monumentos forjados dentro de una extendida cronología, estando presentes diferentes estilos y culturas.

Del final del Bronce es el Tesoro de Bodonal de la Sierra (S. XII a.c.), conservado en el Museo Arqueológico Nacional, o el de Segura de León (S. IV-V a.c.), así como los yacimientos de poblados como el de los «Castillejos» en Fuente de Cantos, con fragmentos de construcciones y cerámica.

De época prerromana es el yacimiento de la Sierra de la Martela en Segura, con vestigios de un poblado céltico y un pequeño tesoro de piezas ornamentales. Y del mismo tiempo es el yacimiento «Castillejos II» de Fuente de Cantos, donde se advierten restos de una muralla y diversas piezas de cerámica.

De época romana son las villas – en término de Segura de León – de Torreón, Casas Viejas, Los Billares y los Regios, así como la necrópolis del castaño, también en Segura, localidad que según todos los indicios es de fundación romana. Son igualmente romanos los restos de asentamientos de la Fuente del Chorillo, en Bienvenida, y el Hito encontrado en Montemolín, que marcaría el territorio de Mérida. También es romana la antigua ciudad de Cúriga, siendo objeto de controversia la ubicación actual de esta ciudad, pues aunque tradicionalmente se ha asimilado con Calera, algunos descubrimientos recientes llevan a algunos historiadores a localizarla en Monesterio.

El altar que se conserva en la capilla de la Anunciación de Segura es de época visigoda, y de la misma época es la referencia del Anónimo de Rabean a Cúriga.

De época musulmana es el Castillo y poblado de Gigonza en Segura de León, muy bien conservado, y datado en el S. XV, al igual que el Castillo almohade de Montemolín (S.XII) y el nombre de Al-Caxera con que llegó a conocerse Calera de León en esa época.

Pero es sin duda el patrimonio religioso el que mayor presencia tiene en la Comarca. Tras la «milagrosa» batalla que el Maestre de Santiago Pelay Pérez Correa libró en el Cerro de Tentudía y que expulsó a los árabes de la zona se construye en esta elevación una ermita en el S.XIII que sirvió de base para el actual Monasterio de Tentudía (S.XV y XVI), obra de estilo gótico mudéjar con aspecto exterior de fortaleza y en la que destacan el claustro mudéjar, dos capillas funerarias dedicadas al propio Pelay Pérez y a otros dos maestres de la orden de Santiago, su iglesia y el retablo mayor realizado en azulejo en 1518. Fue declarado como Monumento de Interés Histórico Nacional y actualmente está considerado como Bien de Interés Cultural.

En Calera de León se levantó en el S. XV el Conventual Santiaguista, destinado en principio a residencia de los monjes y colegio. Se erige en el lugar que anteriormente ocupó el palacio de los vicarios de Tudia. De estilo gótico renacentista destacan dentro de sus estancias: el claustro, con arcos de canterías en dos pisos y habitaciones monacales como la sala de los capítulos cubierta con una compleja bóveda de crucería con motivos decorativos diversos. Está declarado como Monumento de Interés histórico-artístico nacional.