Tras la publicación en el BOE del Real Decreto 164/2019, de 22 de marzo que regula las cuentas bancarias gratuitas que estarán disponibles para personas en situación de vulnerabilidad, aprobado el pasado 22 de marzo, las mismas estarán disponibles a finales de este mes de abril.

Estas cuentas de pago básicas incluirán servicios bancarios como la domiciliación de la nómina, una tarjeta de débito, retirar efectivo en cajeros y realizar transferencias dentro de la unión europea.

 La creación de estas cuentas viene propiciada por el marco europeo de la directiva de Cuentas de Pago Básicas que, con el fin de alcanzar la plena inclusión financiera, establece el derecho de todos los ciudadanos a disponer de una cuenta de pago básica a un precio razonable.

¿A quién van dirigidas?

 Estas cuentas estarán disponibles para personas en situación de vulnerabilidad o en riesgo de exclusión social. Para determinar quién puede optar a ellas, se evaluará la renta y el número de miembros de la unidad familiar, utilizando el Indicador de Rentas de Efectos Múltiples (IPREM), por lo que en esencia el criterio es el mismo que para acceder a la Justicia gratuita.

 Por ello, podrán acceder a ellas aquellas personas:

  • que vivan solas y cuya renta no supere dos veces el IPREM (12.780,36 euros al año);
  • hogares de dos y tres miembros que no superen en 2,5 veces el IPREM (15.975,33 euros);
  • y unidades familiares integradas por cuatro o más miembros que no superen en tres veces el IPREM (19.170,39 euros).

 Si no es posible presentar esta documentación, se aceptará también un informe de los servicios sociales del Ayuntamiento.

Precios y límites

Como máximo, estas cuentas podrán tener un precio de 3 euros al mes, similarmente a lo fijado en otros estados europeos, y deberá cubrir todos los servicios, aunque tendrá un límite para transferencias y domiciliaciones de 120 operaciones anuales. Las entidades bancarias tendrán además la obligación de informar y ofrecer la apertura de estas cuentas en las condiciones legalmente establecidas a aquellas personas que lo soliciten y acrediten su situación.

Duración de la gratuidad

1. La gratuidad de la cuenta de pago básica se mantendrá durante el periodo de dos años a contar desde la fecha de los efectos de su reconocimiento, salvo que la entidad pueda acreditar que el cliente ha dejado de estar dentro de colectivo de vulnerabilidad o con riesgo de exclusión financiera.

Con dos meses de antelación a la conclusión de este periodo, la entidad de crédito podrá obtener telemáticamente, conforme al artículo 4.3 o, cuando no resulte posible, solicitará del cliente que actualice la información señalada en el artículo 4, que deberá aportarla a la entidad en el plazo de un mes desde la recepción de la solicitud.

2. Acreditado el mantenimiento de la situación de especial vulnerabilidad o riesgo de exclusión financiera prevista en el artículo 3 en el plazo señalado en el apartado anterior, la gratuidad se prorrogará por sucesivos periodos de dos años.

3. Transcurrido el plazo señalado en el apartado 1 sin que haya podido obtenerse la información señalada en el artículo 4 o constatada la falta de concurrencia de alguna de las circunstancias señaladas en el artículo 3, el cliente perderá el derecho a la gratuidad de la cuenta de pago básica.

4. La entidad de crédito informará al cliente, con al menos quince días de antelación a la finalización del plazo de dos años al que se refiere el apartado 1, de la prórroga de la gratuidad de la cuenta de pago básica o de la pérdida de tal derecho de conformidad con lo previsto en el apartado 3.

Legislación anexa.

  1. Orden ECE/228/2019, de 28 de febrero, sobre cuentas de pago básicas, procedimiento de traslado de cuentas de pago y requisitos de los sitios web de comparación.
  2. Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio.