ENTRE FOGONES Y PUCHEROS 

La obra resultó un excelente instrumento de difusión de la cultura gastronómica de los pueblos que forman la Mancomunidad. Este recetario sirvió para fomentar la unión de la diversidad de ciudadanos de la comarca, en torno a nuestra cocina y despertar el interés en las tradiciones culinarias. Nuestra intención es la de que todos los ciudadanos de la Mancomunidad, recuerden el sabor de antaño, el cual fue fruto de una cocina básica y de subsistencia. La inteligencia popular, dio como resultado esta cocina de subsistencia, en la que se cubrían las carencias básicas, engañando al estomago con los alimentos que tenían a su alcance. Destaca en esta gastronomía tradicional los sistemas de conservación de los alimentos, como son las conservas, el secado y el curado.

Es una cocina en la que resultan básicos el cerdo, el vacuno, el cordero, las cabras, las piezas de caza, las verduras del tiempo que ofrecían las huertas (tomates, ajos, cebollas, habas, pimientos, berenjenas…), pan y dulces, los productos silvestres que ofrecía la naturaleza (setas, espárragos, hongos, bellotas, berros, castañas…), el bacalao y las sardinas, ya que debido a su salazón se conservaban durante sus largos transportes… La leche, la miel y las aceitunas junto a su aceite, y todo esto aderezado con aliños como el laurel, culantro, sal, pimienta, pimentón y azúcar, muchos de ellos existentes en nuestra comarca.