EscudoBienvenida

web: www.bienvenida.es

Historia

Encontramos restos de asentamientos romanos en distintas zonas del término municipal, como en la zona conocida como El Chorrillo, aunque el núcleo urbano actual surge, como ocurre con otras poblaciones del entorno, con el proceso de reconquista y repoblación realizado por la Orden de Santiago tras la dominación musulmana. Fueron estas tierras quienes abastecían de trigo al cercano Monasterio de Tentudía, con el que mantenía estrechas relaciones, no en vano, uno de los vicarios más importantes de la Orden fue Juan Riero, natural de Bienvenida. La historia, se localiza hacia el este de Zafra, en el borde lindero con la Campiña de Llerena; esto es, sobre un dominio de suave orografía de aspecto seco y duro, cubierto en algunos lugares de encinar, olivos, viñas, cereal y matorrales. En lo juriscional se integraba en la orden de Santiago con rango de encomienda, encontrándose conectada muy directamente, como centro de suministro de trigo, con el Monasterio de Tentudía, uno de cuyos más significados vicarios, Juan Riero, era natural de aquí. El gentilicio de los naturales es "barreños", y el coloquial en la comarca, "culebrones". También es conocido este municipio por ser cuna de la dinastía de los Bienvenida; aquí nació Manuel Mejías Rapela, fundador de la dinastía y padre de los famosos toreros.

Recursos Monumentales

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles

Ya en el siglo XV está constatada la existencia de un templo del que solo se conserva su cabecera. Fue en 1550 cuando, gracias a los fondos obtenidos de arrendar algunas tierras y pastos con el permiso de Carlos V, se consigue terminar la construcción de un nuevo templo, del que sólo faltaban las bóvedas de cerramiento, rematadas tres años después con bóvedas de crucería. Éstas se desplomaron en 1654 y fueron sustituidas por bóvedas de panderete, más ligeras. Es de planta rectangular, nave única y cabecera poligonal. Para su construcción se utilizó ladrillo, mampostería, y granito para vanos y portadas. Lo más destacado del conjunto es su torre, declarada en 1982 como monumento de interés cultural, está fechada en 1633 y fue remodelada en el s. XIX. Es de planta rectangular, dividida en cuatro cuerpos, destacando la utilización del ladrillo en todo el conjunto, aunque en los dos inferiores mezclados con mampostería. El tercero es más pequeño y cuenta con campanas y reloj. El cuarto es de planta poligonal y está rematado por un tambor octogonal decorado con azulejería y una pequeña torre. La portada de los pies es sencilla, estando conformada por un arco escarzano. La del Evangelio, de estilo renacentista, cuenta con molduras y escasa decoración. La de la Epístola es más rica, con vano de medio punto de dovelas almohadilladas, flanqueadas por columnas rematadas por pináculos. El conjunto está decorado con caballos marinos y una hornacina de granito. Destaca también en el exterior del templo los contrafuertes rectangulares y semicirculares de ladrillos coronados con gárgolas. En el interior del templo destaca la bóveda de crucería del ábside con gruesos nervios. La nave, separada de la cabecera por un arco toral apuntado, se cierra con bóveda de cañón con lunetos, dividida en tramos por arcos fajones sustentados en pilastras. El retablo del altar mayor, realizado en los inicios del barroco y por tanto con menor recargamiento, está fechado en 1613 y dorado en 1617. Se adapta a la estructura octogonal de la cabecera del templo, estando dividido en cinco calles, abriéndose en las centrales hornacinas que acogen el sagrario, la imagen de Nuestra Señora de los Ángeles y varias imágenes barrocas del XVII. Además de las tallas citadas, el retablo también cuenta con pinturas de carácter manierista situadas en el primer piso y en la zona superior que tratan distintos temas de la vida de Jesucristo. En el lado de la epístola se sitúa la sacristía y la capilla del Sagrario o de Juan Riero, edificada en 1545. Fue cubierta con bóveda de crucería, estando sus claves decoradas con castillos, cruces y veneras santiaguistas. El actual retablo barroco del XVIII ocultó un panel de azulejería renacentista realizado por Niculoso Pisano y similar al del Monasterio de Tentudía. Esta capilla está cerrada con una interesante reja de 1575 y factura renacentista, realizada por artistas llerenenses. Es sencilla y sobria, sin recargamientos excesivos. En el lado del Evangelio se sitúa la capilla de la Encarnación, de 1630. Está cubierta por cúpula sobre pechinas y cerrada por una reja de estilo barroco también realizada en los talleres llerenenses, está considerada como uno de los tesoros artísticos más interesantes que contiene la iglesia parroquial. Es de marcado carácter arquitectónico, en su parte superior una inscripción nos indica la advocación de la capilla. Coronando el conjunto encontramos un frontón partido y un bloque prismático en el que se lee la fecha de su realización, 1631.

Santuario de Nuestra Señora de los Milagros

Originaria de finales del XV, aunque de la construcción primigenia no queda casi nada. El templo contó con un retablo renacentista y varios altares hoy desaparecidos. El edificio sufrió grandes transformaciones hasta el siglo XVIII, cuando adquiere el aspecto actual. Está realizado en mampostería e hiladas de ladrillo. Llamativas son sus dos cúpulas de tambor octogonal. El templo se rodea de amplios patios y jardines, utilizados en la antigüedad para la celebración de un vía crucis procesional. Es característica su espadaña barroca en ladrillo con dos niveles que alojan las campanas y abundantes elementos decorativos. La portada principal, también barroca, está flanqueada por pilastras y sobre estas un frontón triangular. En el exterior del templo, de sencilla factura, destacan los contrafuertes cuadrados y la cubierta a dos aguas. La bóveda del camarín está decorada con pinturas al fresco con motivos religiosos, franjas y cintas, fue realizada en 1.955. Cuenta la leyenda que este templo se levanta en el lugar en el que la Virgen resucitó a un niño ahogado en el pozo situado actualmente en el patio exterior del templo, por lo que se la llama "de los Milagros".

Álbum fotográfico