escudoMontemolín

web: www.montemolin.es

Historia

Montemolín es uno de los asentamientos más antiguos del sur de la región. La importancia de Montemolín surge principalmente en la época almohade, cuando llegan a la zona en el siglo XII tropas islámicas debido a su importancia estratégica y militar, por ser zona de paso norte-sur en la antigua vía romana y por el proceso de la reconquista que se acercaba a estas tierras.

El nombre de la villa es de origen almohade, posiblemente proviene de la palabra Mentemolïn, Mente- por ser la patria de los islámicos almohades y -molïn en honor a Aben Juset Mahomat Miramamolïn que reconstruyó la villa tras la batalla de las Navas de Tolosa.

Su conquista por tropas cristianas se produce en torno a 1248 integrándose en la Orden de Santiago.

A principios del siglo XVII Felipe II la traspasa a unos banqueros genoveses como pago de fuertes deudas contraídas por la Corona. En 1776 Montemolín recupera su jurisdicción mediante compra, pero poco después en 1819 será de nuevo enajenada a favor de Carlos María Isidro, hermano de Fernando VII, que lo pierde no mucho después, consiguiendo la Villa su definitiva independencia.

Recursos Monumentales

Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Concepción

Se construyó en el lugar donde existió un hospital y hospedería donde descansaban peregrinos en el camino hacia Santiago.

En 1525 Carlos V permitió trasladar la parroquia a la plaza y abandonar la anteriormente existente, de Santiago, que pasaría a ser ermita. Las obras de construcción se alargaron durante todo el siglo XVI.

La iglesia es de planta rectangular, de nave única cubierta con bóvedas de crucería gótica, sustentadas por gruesas columnas adosadas.

En los pies encontramos dos capillas flanqueando el atrio de entrada. El interior se adorna con abundantes retablos, algunos traídos de distintas ermitas locales. El retablo mayor, de principios del seiscientos, debió contar con un cuadro de Zurbarán hoy desaparecido, según consta en la documentación histórica. Sufrió importantes reparaciones en 1835. Se organiza en dos cuerpos y tres calles, dando la sensación de tríptico, a las que se le añade un banco decorado con pinturas y ático. Se trata de una obra al óleo sobre tabla en el banco y sobre lienzo en el resto enmarcadas por estructuras arquitectónicas. En los distintos óleos se representan escenas de los cuatro Doctores de la Iglesia, los diáconos Esteban y Lorenzo, la adoración de los Magos y la coronación de María.

En el lado de la epístola se abre la capilla del sagrario, de 1614, que está decorada con frescos contemporáneos en los que aparecen Santiago Matamoros y diversos motivos decorativos.

En el exterior, la portada de los pies, de estilo neoclásico está compuesta por un frontón triangular y flanqueada por pilastras de mármol blanco. La entrada del evangelio se data en 1573, está conformada por un arco de medio punto realizado en cantería. Coronando el conjunto se disponen diversas gárgolas góticas que representan los siete pecados capitales con seres mitológicos y fantásticos.

En el interior de este templo se guarda una interesante colección de ropajes litúrgicos formado por varias piezas como una casulla gótica de comienzos del siglo XVI, elaborada en terciopelo carmesí y oro matizado; casulla de la segunda mitad del siglo XVI en oro sobre un fondo de terciopelo carmesí; dos dalmáticas barrocas del siglo XVIII con cartelas bordadas sobre damasco. Todas estas piezas se encuentran conservadas en los muebles de la sacristía.

Ermita de Ntra. Sra. de la Granada

Situada próxima a la fortaleza Islámica, se trata de la primera edificación religiosa de esta villa. Algunos autores creen que en su cabecera se encuentran los restos de una primigenia mezquita islámica del S. XII. Las primeras noticias sobre su edificación corresponden al s. XIV, aunque la mayor parte del testero corresponde a finales del XIII, de ahí sus influencias góticas en cubiertas, gárgolas y arbotantes. Fue mandada a construir por Fernando III el Santo. Está realizada bajo la estética gótico mudéjar con almenas escalonadas o piñas de característica oriental, bandas de dientes de sierra, gran utilización del ladrillo con fines decorativos y gárgolas zooantropomorfas. Intervenciones posteriores dieron al conjunto características barrocas y neoclásicas.

A mediados del S. XVI y debido a que el núcleo urbano creció a sus espaldas, se comienza a levantar la actual Iglesia parroquial, siendo entonces cuando esta ermita perderá su categoría de parroquia. Se encuentra advocada a Ntra. Sra. de la Granada, aunque durante el periodo que tuvo la categoría de iglesia parroquial fue de Santiago.

Corresponden a los S. XV y XVI las tres portadas, la de los pies y la del lado izquierdo o del evangelio están cegadas. La del lado derecho o de la epístola es la mas interesante artísticamente, cuenta con arquivoltas góticas, arco apuntado y alfiz.

Durante la segunda mitad del XVII, en el barroco, se levanta la espadaña de los pies y la bóveda de cañón con arcos fajones que cubren el edificio. En el XVIII se reparan los remates de pináculos de la terraza y el camarín; además se redecorara su interior con motivos característicos del neoclásico.

Su planta es de nave única con cinco tramos y bóveda del S. XVII de cañón con lunetos que parten de gruesas pilastras de orden toscano. A ambos lados de la nave principal se abren capillas. El ábside central y la sacristía poseen bóvedas góticas de nervios y claves florales de los S. XIII al XV. El coro está sustentado por cuatro gruesas columnas de toscos capiteles con motivos vegetales.

Ermita de San Blas

Emplazada sobre un cerro, se construye en el siglo XV. Cambió de advocación en varias ocasiones a lo largo de su historia. Es un templo de pequeñas dimensiones con portada en el lado derecho de característica mudéjar con arco de medio punto envuelto por un alfiz. En el exterior se puede apreciar una espadaña.

Es de nave compartida de dos cuerpos con tres tramos divididos por arcos de medio punto. La cabecera es abovedada, haciendo uno de sus extremos las veces de sacristía.

Durante la última restauración fue encontrado un panel pictórico barroco del XVIII en uno de sus laterales. En el exterior se encuentran dos cruceros mudéjares asentados sobre plintos de piedra

Ermita de San Benito

Está situada a un kilómetro y medio de la villa, sobre un cerro al pie de una de las principales cañadas. Fue construida como ermita a finales del siglo XV. En 1647 se entregó a un grupo de mojes sevillanos de la orden de San Francisco, momento en el que se le añaden diversas estancias. En 1715 fue abandona por los mojes y convertida en hospicio para pobres, custodiada por un ermitaño. En el siglo XX se restauró, durante esta obras se hallaron piezas interesantes (tumba de moje, jarrón de metal del XVI, pinturas al temple, etc).

Fabricada en mampostería y sillares cuenta con un atrio de entrada y cabecera plana cubierta a dos aguas. Al lado del evangelio encontramos otra entrada que sirvió como acceso a las dependencias monásticas.

Es de nave única cubierta con bóvedas de cañón del siglo XVII, dividida en tres tramos y reforzada con arcos fajones en los que se disponen algunos lunetos. La cabecera se resuelve con una cúpula de media naranja decorada con pinturas de motivos vegetales y elementos geométricos. El coro, sobre bóvedas de crucería, se sitúa sobre la entrada principal

Fortaleza

Construido en el siglo XII por islámicos almohades venidos del norte de África, pasó posteriormente a manos santiaguistas.

Es de planta rectangular y alargada, aprovechando la irregularidad del terreno. Podemos distinguir en la fábrica del castillo la utilización de diversas técnicas constructivas y materiales. A la primitiva construcción islámica, realizada principalmente en tapial, se le realizaron añadidos y remodelaciones en la etapa cristiana y que consistieron en el añadido de diversas estancias y el refuerzo de la construcción con mampostería y sillares de granito.

Elemento especialmente representativo de esta localidad. Se trata de una obra de origen árabe, fabricada en tapial y ladrillo, con torres ochavadas, reconstruida más tarde por los cristianos con aparejo de piedra. El recinto constituye una mole formidable que se adapta a la elevación que le sirve de asentamiento. Su planta es irregular y de proporciones alargadas. La puerta principal, que se abre sobre el flanco sur, presenta estructura en recodo y se encuentra defendida por dos torres en avance, consistiendo el acceso en un arco de ladrillo formando pasadizo.

Otras torres, algunas semicilíndricas, refuerzan el recinto defensivo. La mayor de ellas está construida en piedra y existe otra de composición más artística, a modo de baluarte, que posiblemente fuera utilizada como alojamiento principal durante ciertas épocas. También perduran algunos aljibes, mazmorras y otros restos, todo muy maltrecho. En el interior de la fortaleza existía también una iglesia, hoy desaparecida por completo, dedicada a Santo Domingo, que contaba con dos altares, uno dedicado al titular y otro a Santiago.

Recientemente ha sido restaurado, frenándose así su avanzado estado de deterioro, estando previsto que se convierta en centro de interpretación de la vida y arte islámicos

Crucero del Santo Cristo

Se trata de un conjunto de casi dos metros compuesto por una columna de mampostería en cuya parte superior se dispone un alto relieve en granito que acoge un crucificado de características renacentistas, a su lado introducidas en medallones aparecen la Virgen María y San Juan. En la base aparece una inscripción: + ESTA CR(VZ) HIZO EM VNO ANO 1505.

Estos símbolos cristianos son indicadores de rutas en el recorrido, sirviendo además de protección al caminante

Fuentes

Pilar redondo
-Fuente de la Plaza de la Constitución (s. XVI)
-Fuente de la Bejarana (s. XVI)
-Fuente del Cerro Peloto

Monumento dedicado a Martín Álvarez

Situado junto a la ermita de Ntra. Sra. de la Granada, este monolito se levanta en el parque del mismo nombre y representa en mármol el busto de este montemolinés que luchó como granadero de la marina a finales del s. XVIII contra la marina Inglesa.

Álbum fotográfico