EscudoSegura de León

web: www.seguradeleon.es

Recursos Monumentales

Castillo, obra de los siglos XIII y XIV

Construido enteramente por la Orden de Santiago, desde los siglos XIII al XVI, este castillo roquero fue residencia de los Comendadores de la Encomienda Mayor de León y luego de sus administradores hasta 1833. De planta irregular, se adapta a los accidentes del terreno. Tuvo una segunda cerca amurallada, de la que aún quedan algunos tramos, así como foso ante la puerta principal y la muralla que da al saliente, lo que obligaba a pasar por un puente de madera para entrar en el castillo. Las torres de la fachada principal se denominan de los Alcaldes y de Miramontes. En su interior se conservan capilla, con bóveda de crucería, construida por Adán Piedrahita en 1511, mazmorra y habitaciones como el llamado cuarto de Garcilaso, así llamado porque fue construido en tiempos del comendador mayor Garci Laso de la Vega, padre del renombrado poeta, que ocupó este cargo entre 1504 y 1512. La Torre del Homenaje fue levantada por el maestro cantero Hernando Contreras en 1515. El edificio adosado a la fachada principal se hizo entre 1750 y 1760. El castillo de Segura es el mejor conservado de cuantos levantó la Orden de Santiago en Extremadura.

En el patio del castillo encontramos una doble arquería mudéjar. Se ha reconstruido la arquería superior y se ha descubierto la inferior en las obras realizadas en los años ochenta. La arquería inferior, formada por cinco arcos de medio punto sobre pilares de granito de sección octogonal, da entrada a la capilla y la superior a las habitaciones que aún se conservan. Como la Torre del Homenaje, la arquería fue construida por Hernando Contreras en 1515. Las medias tinajas empotradas en cal y canto y situadas frente a la puerta falsa proceden del convento franciscano y fueron instaladas allí por los franceses en 1811.

El paseo de ronda recorre toda la muralla del castillo, y desde el se accede a los diversos torreones así como al matacán sobre la puerta principal. Una leyenda recogida en el S. XIX cuenta que una señora del castillo, berberisca de raza y encantada no sabemos por que motivo, rompería su encantamiento si conseguía contar las estrellas del cielo. Noche tras noche comenzaba su cuenta mirando al cielo desde la ronda de levante y, cuando estaba rematando hacia poniente le sorprendía el día sin haber terminado su empeño. Como otros castillos, también se recoge la legendaria existencia de un tesoro escondido entre sus muros y de un túnel que comunica con el exterior.

 

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción

La inscripción sobre la puerta de la cruz afirma que en 1299 se terminó este templo, dedicado a Santa María, siendo su pedrero o arquitecto Pérez Estevan. Probablemente se refiera a la parte primitiva del templo, a la que pertenecía la capilla mayor, cubierta de bóvedas de crucería. En 1535 se terminaron obras que pudieran ser las naves centrales del templo. Del S. XVI es también la capilla del sagrario o de Hernán Mexias el Viejo, que se cierra con una magnífica reja plateresca. La del Rosario, del S. XVIII, obligó al rompimiento del muro norte de la iglesia. El órgano actual, obra del organero Tomás de Risueño, terminó de instalarse en 1783, lo que motivó la construcción de un nuevo coro y la sustitución de la verja de granito labrado del coro primitivo por otra de hierro forjado.

 

Iglesia de Nuestra Señora de Fátima, (Convento de la Limpia Concepción)

El Convento de la Limpia Concepción, fue construido por el rico mercader segureño García de Merlo el Viejo en 1571, para monjas franciscanas concepcionistas que lo ocuparon hasta 1870. Obra mudéjar, probablemente de la conocida familia llerenense de los Millán, se construyó en el solar de unas casas del fundador y su mujer Beatriz Núñez, que tienen su sepultura en el altar mayor. Se conservan la Iglesia de una sola nave y parte del claustro en las casas vecinas. En su fachada destacan la airosa espadaña o campanario y los dos miradores arcados. En su interior guarda una talla de la Virgen de Fátima.

En el año 2002 se sometió a una profunda restauración, tanto la fachada como el interior. Se reabrió la puerta lateral de la ermita, que posiblemente fuera cerrada cuando las hermanas franciscanas dejaran el convento, y las procesiones volvieron a pasar por el interior de la ermita como hicieran en antaño.

Convento de San Benito

Por concesión del Maestre de Santiago, Alonso de Cárdenas, fue construido por los franciscanos entre 1477 y 1480, con limosnas del pueblo de Segura. Se "arrimó" a la ermita de San Benito que ya existía de antes y que hoy se conoce como capilla de los Ramírez. La iglesia es de una sola nave de cañón apuntado.

La capilla mayor y su retablo son de época posterior. Su camarín aloja una talla vestida de la Inmaculada Concepción o Virgen de la Salud. La capilla de Álvaro Martín, rico indiano segureño, es de 1605 y la del Mayor Dolor, del S. XVIII. En él mantuvieron los franciscanos un Estudio de Artes y Filosofía.

En su interior encontramos la imagen del Cristo de la Reja de comienzos del S. XVI. Después de haber estado situada bajo el coro o en la capilla de los Ramírez se instaló definitivamente sobre la reja el 2 de Enero de 1667. La imagen, de la que poseemos un grabado de 1722, acaparó la devoción de Segura y su comarca y la fama de sus milagros ha alimentado dicha devoción hasta hacer de ella santo y seña del sentimiento religioso de los segureños. La fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, que se celebra el 14 de Septiembre, ha congregado a los fieles de Segura y de fuera "desde tiempo inmemorial" como leemos en los documentos de archivo. Hoy dan pie a la celebración de las "Capeas" o fiestas mayores de Segura.

En el interior del convento encontramos un doble claustro mudéjar que se asienta sobre arcos de medio punto rebajados. Cada arco del claustro inferior, sobre pilares de granito, origina dos arcos en el superior. Estos, de medio punto y peraltados, se levantan sobre pilares de ladrillo. El claustro inferior alberga pinturas al fresco, con escenas de historias franciscanas: S. Francisco aparece al menos en cuatro de ellas; en otra, Santa Clara defiende con la custodia su convento de Asís; otra refiere al milagro del pan de S. Antonio de Padua; otras, la muerte del Príncipe Juan, primogénito de los Reyes Católicos o la toma de Oran por el Cardenal Cisneros… Las paredes del claustro superior están decoradas con esgrafiados. Tanto las decoraciones del claustro inferior como del superior se encuentran bastante deterioradas y no han podido ser restauradas

 

Otros lugares de interés:

 

Álbum fotográfico